SAN ANTONIO DE PADUA EN CEUTA

VIDA DE SAN ANTONIO DE PADUA

Contrariamente a lo que por lo común se piensa, San Antonio no nació en Padua, sino en Lisboa entre los años 1190 y 1195.Antes de profesar como religioso, su nombre de pila era sanantonio8Fernando. En su juventud ingresó en la Orden de los Canónigos Regulares de San Angustín en el Monasterio de San Vicente de Flora de la capital lisboeta, desde donde pasó más tarde a Coimbra.Con la llegada a Portugal de los cinco protomártires franciscanos (Bernardo, Pedro, Adyuto, Acursio y Otón), cuyos cuerpos pasaron después de su inmolación por la ciudad de Ceuta, el Santo decidió ingresar en la Orden de San Francisco, quien le nombró doctor en teología y le mandó como tal a enseñarla a los frailes menores en Bolonia.
San Antonio de Padua fue un elocuentísimo y piadosísimo predicador, llegando a hablar en presencia del Papa, Gregorio IX, en la Basílica romana de San Juan de Letrán.El Papa le llamó ‘Arca del Testamento’ por su profundo conocimiento y sabiduría de las Sagradas Escrituras.Escribió ‘Sermones dominicales’ y ‘Sermones de las solemnidades’.En el año 1231 predicó en Padua la Santa Cuaresma.Trasladado a Camposampiero, murió en el Convento de Arcella el día 13 de junio. Sólo un año más tarde, el 30 de mayo, fue solemnemente canonizado en la Catedral de Espoleto.
El 16 de enero de 1946, Pío XII lo proclamó Doctor de la Iglesia.Su devoción es tan grande entre los fieles de todo el mundo que se le conoce como el ‘Santo Popular’, atribuyéndosele innumerables milagros.Su imagen se representa con un lirio en la mano, símbolo de la castidad; o con un libro de las Sagradas Escrituras por su conocimiento y vivencia de las mismas; o con un panecillo, símbolo de su caridad con los pobres, y que la tradición cristiana rememora dando limosnas en su honor por los beneficios recibidos. Es lo que vulgarmente se llama el ‘Pan de San Antonio’; o con un Niño Jesús en sus brazos, que, según la leyenda, se le apareció al Santo. Tal es el caso de la representación de la vetusta imagen de nuestra Ermita en el Monte Hacho.

IMAGEN DEL SANTO

sanantonio7La imagen que se conserva desde antiguo en la Ermita del Hacho es de estatura más bien mediana, va vestida de sencillo hábito franciscano con blanco cordón y en una de sus manos sostiene, a la altura del pecho, un Niño Jesús de recia talla.Sobre su tonsa cabeza fulgura una aureola de plata, símbolo de la santidad.Acerca de la antigüedad y origen de esta hermosa imagen nada o muy poco hemos podido averiguar.
La imagen del Santo existía ya en su Ermita en el año 1588, cuando el Ilustrísimo Obispo, Don Diego Correa, ordena que la Cofradía la traslade en sus vísperas a la Santa Iglesia Catedral, por ser la Ermita demasiado pequeña para celebrar con la requerida solemnidad y boato la festividad del Santo.Es de suponer que el mandato episcopal se cumpliera durante muchos años.En el año 1770, en el libro ‘Recibos y apuntamientos simples de la quenta de la Hermandad de San Antonio de la Almina producidos por los tesoreros Don Melchor de Mesa y Don Juan Herrera’, aparece un recibo por el cobro del arreglo del universo de plata que el Niño Jesús portaba en sus manos.Este universo ha desaparecido.
La imagen de San Antonio de Padua no llevaba en la antigüedad hábito franciscano. En 1704 tenía siete vestidos: uno de tela de amusgo, otro de raso listado de negro y blanco, otro de raso de china, otro de peldefebre, otro de picolisillo, y dos de plata con sus tornillos.El Niño Jesús tenía también cuatro ‘cazacas’.
El 2 de diciembre de 2003, se acuerda en reunión de Junta de Gobierno, restaurar la Imagen de San Antonio de Padua. Los trabajos de restauración son encargados a la empresa de restauración artística ECRA, y realizados en nuestra ciudad.
La actual imagen de San Antonio, talla de vestir, ha sido catalogada, perteneciente al siglo XIX. Lleva tosco hábito franciscano con cíngulo blanco ciñendo su cintura; en la mano derecha porta los lirios de la pureza; sobre la izquierda reposa la tierna y bellísima imagen del Niño Jesús, también el libro, abierto de par en par, donde se puede leer estrofas del responsorio; y rodeando su cabez tonsa, la aureola de la santidad, realizada en Ceuta por Don Pedro Rodríguez Blanco.
La primitiva imagen del Niño Jesús, que portara San Antonio hasta los primeros años de la década de los 90 del siglo pasado, y que en la actualidad se encuentra al culto en una pequeña hornacina de la Ermita, según los restauradores es, muy probablemente del siglo XVIII, copiando modelos de la Escuela Andaluza del XVII.
Muestra el Niño una belleza singular tanto en la expresión de su rtostro, como en sus manos y vestido, en el que aparece con toda su fuerza la policromía y dorados ocultos por el paso del tiempo.

LA ERMITA DE SAN ANTONIO DE PADUA EN EL MONTE HACHO DE CEUTA

Es verosímil que la Ermita de San Antonio en el Monte Hacho de Ceuta se edificara en los primeros años después de la conquista.Ermitap
Dos razones o circunstancias coincidieron a que así sucediera. En primer lugar, la naturaleza de los conquistadores, que como es sabido eran portugueses, lo que hizo que se introdujera con ellos, fuertemente, la devoción del Santo lisboeta en la ciudad de Ceuta. En segundo lugar, los capellanes de la flota que les acompañaron pertenecían a la Orden franciscana, a la que San Antonio también pertenecía.
Todo ello contribuyó, sin duda, a que, entre las primeras Iglesias o Ermitas edificadas en Ceuta, una de ellas fuera la del Santo popular, franciscano y portugués, San Antonio de Padua.
La hermosa Ermita, que domina desde su mítica altura toda la panorámica de Ceuta y secularmente se mira en las azules aguas mediterráneas, estuvo bien conservada a aseada, según lo reconoce el Obispo, Don Antonio de Medina Cachón y Ponce de León, en 1678: “y habiendo visitado por Nos personalmente y por ante nuestro infrascrito Secretario de Cámara, Notario Mayor de Visitas y extramuros de esta ciudad, su altar y ara lo hallamos limpio y aseado y encargamos mucho que así continúe…”.
Años más tarde, sin embargo, la Ermita quedó abandonada, mereciendo de otro Prelado un juicio totalmente opuesto al emitido aquí, tan laudatorio, por el primer Obispo de la Corona de Castilla.
En un principio la Ermita carecía de espadaña, que se construyó en el último lustro del siglo XVII, a la que se llamó torre, y se hicieron sus portalones.
Los capellanes residían en el Monte Hacho en casa adosada a la Ermita y con puertas que comunicaban con ella.
En la actualidad, en la casa contigua a la Ermita con directa y visible comunicación con ella, se sitúa las dependencias de la Cofradía de San Antonio, contando con sala de exposiciones, sala de juntas, despacho, además de un almacén.
El escalón de acceso al altar mayor de la Ermita goza de una extraña y curiosa tradición. Las jóvenes sin compromiso matrimonial cumplen un ritual pintoresco que consiste en sentarse sobre el citado escalón de mármol y pedir en esa actitud al Santo que le conceda un novio. Con esa esperanza suben a la Ermita muchísimas jóvenes que cumplen con el rito y pronto alcanzan la gracia solicitada.
El célebre escalón de mármol, con tanta original sentada, se ve sensiblemente rebajado.

LA ROMERÍA DE SAN ANTONIO

sanantonio4En el libro de la Cofradía de San Antonio aparece indefectiblemente cada año, en el mes de junio, una amplia partida para la celebración de sus fiesta.Nada se dice de romería, aunque hay que suponer que, traída la imagen del Santo en sus vísperas a la Catedral, la vuelta se hiciera con grandes festejos.El Cabildo Catedralicio asistía en corporación a la Solemne Misa, el día trece de junio, lo que indica el boato con que se celebraba.
La Misa era cantada y acompañada por la Capilla de Música. Se designaba un piadoso y elocuente predicador, que casi siempre era un fraile trinitario. Se compraban libras de bizcochos, de tostadas, de dulce cándido, de panales, de chocolate y varias arrobas de vino.La Ermita se componía de manera especial, trayendo todo lo necesario de la Catedral.
La procesión se hacía desde la Catedral a su Ermita, donde recorría los aledaños de la misma. En tiempos modernos se redujo la fiesta a la Misa y una corta Procesión.

romeriasanantonioceutaEn la actualidad, es una hermosa realidad la celebración de la festividad de San Antonio, día festivo en Ceuta a efectos laborales, en la que se celebra cada año el pregón de las fiestas; un Solemne Triduo; una Solemne Función, Eucaristía, que se celebra en la explanada delante de la Ermita, romería y procesión, tras la cual se procede al tradicional y tan esperado acto de la entrega de panecillos.La Ciudad Autónoma de Ceuta, fiel al mantenimiento de las tradiciones, colabora cada año en la preparación de la verbena, la degustación de productos típicos y la actuaciones de artistas y coros en la romería de San Antonio. sanantonio6

ORACIÓN A SAN ANTONIO

Ampárame en esta hora
¡Oh San Antonio amado!
Bajo tu acción bienhechora,
halla alivio el desgraciado.
El enfermo y el desvalido
y el que en la cárcel se ve
son por ti favorecidos
cuando te invocan con fe.
Yo, con toda confianza,
te invoco en esta ocasión,
y vivo con la esperanza
de obtener tu protección.

POEMA A SAN ANTONIO

poema

Anuncios

2 pensamientos en “SAN ANTONIO DE PADUA EN CEUTA

  1. Pingback: Los números de 2010 « El Centinela de Ceuta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s