SAN ANTONIO DE PADUA EN CEUTA

VIDA DE SAN ANTONIO DE PADUA

Contrariamente a lo que por lo común se piensa, San Antonio no nació en Padua, sino en Lisboa entre los años 1190 y 1195.Antes de profesar como religioso, su nombre de pila era sanantonio8Fernando. En su juventud ingresó en la Orden de los Canónigos Regulares de San Angustín en el Monasterio de San Vicente de Flora de la capital lisboeta, desde donde pasó más tarde a Coimbra.Con la llegada a Portugal de los cinco protomártires franciscanos (Bernardo, Pedro, Adyuto, Acursio y Otón), cuyos cuerpos pasaron después de su inmolación por la ciudad de Ceuta, el Santo decidió ingresar en la Orden de San Francisco, quien le nombró doctor en teología y le mandó como tal a enseñarla a los frailes menores en Bolonia.
San Antonio de Padua fue un elocuentísimo y piadosísimo predicador, llegando a hablar en presencia del Papa, Gregorio IX, en la Basílica romana de San Juan de Letrán.El Papa le llamó ‘Arca del Testamento’ por su profundo conocimiento y sabiduría de las Sagradas Escrituras.Escribió ‘Sermones dominicales’ y ‘Sermones de las solemnidades’.En el año 1231 predicó en Padua la Santa Cuaresma.Trasladado a Camposampiero, murió en el Convento de Arcella el día 13 de junio. Sólo un año más tarde, el 30 de mayo, fue solemnemente canonizado en la Catedral de Espoleto.
El 16 de enero de 1946, Pío XII lo proclamó Doctor de la Iglesia.Su devoción es tan grande entre los fieles de todo el mundo que se le conoce como el ‘Santo Popular’, atribuyéndosele innumerables milagros.Su imagen se representa con un lirio en la mano, símbolo de la castidad; o con un libro de las Sagradas Escrituras por su conocimiento y vivencia de las mismas; o con un panecillo, símbolo de su caridad con los pobres, y que la tradición cristiana rememora dando limosnas en su honor por los beneficios recibidos. Es lo que vulgarmente se llama el ‘Pan de San Antonio’; o con un Niño Jesús en sus brazos, que, según la leyenda, se le apareció al Santo. Tal es el caso de la representación de la vetusta imagen de nuestra Ermita en el Monte Hacho.

IMAGEN DEL SANTO

sanantonio7La imagen que se conserva desde antiguo en la Ermita del Hacho es de estatura más bien mediana, va vestida de sencillo hábito franciscano con blanco cordón y en una de sus manos sostiene, a la altura del pecho, un Niño Jesús de recia talla.Sobre su tonsa cabeza fulgura una aureola de plata, símbolo de la santidad.Acerca de la antigüedad y origen de esta hermosa imagen nada o muy poco hemos podido averiguar.
La imagen del Santo existía ya en su Ermita en el año 1588, cuando el Ilustrísimo Obispo, Don Diego Correa, ordena que la Cofradía la traslade en sus vísperas a la Santa Iglesia Catedral, por ser la Ermita demasiado pequeña para celebrar con la requerida solemnidad y boato la festividad del Santo.Es de suponer que el mandato episcopal se cumpliera durante muchos años.En el año 1770, en el libro ‘Recibos y apuntamientos simples de la quenta de la Hermandad de San Antonio de la Almina producidos por los tesoreros Don Melchor de Mesa y Don Juan Herrera’, aparece un recibo por el cobro del arreglo del universo de plata que el Niño Jesús portaba en sus manos.Este universo ha desaparecido.
La imagen de San Antonio de Padua no llevaba en la antigüedad hábito franciscano. En 1704 tenía siete vestidos: uno de tela de amusgo, otro de raso listado de negro y blanco, otro de raso de china, otro de peldefebre, otro de picolisillo, y dos de plata con sus tornillos.El Niño Jesús tenía también cuatro ‘cazacas’.
El 2 de diciembre de 2003, se acuerda en reunión de Junta de Gobierno, restaurar la Imagen de San Antonio de Padua. Los trabajos de restauración son encargados a la empresa de restauración artística ECRA, y realizados en nuestra ciudad.
La actual imagen de San Antonio, talla de vestir, ha sido catalogada, perteneciente al siglo XIX. Lleva tosco hábito franciscano con cíngulo blanco ciñendo su cintura; en la mano derecha porta los lirios de la pureza; sobre la izquierda reposa la tierna y bellísima imagen del Niño Jesús, también el libro, abierto de par en par, donde se puede leer estrofas del responsorio; y rodeando su cabez tonsa, la aureola de la santidad, realizada en Ceuta por Don Pedro Rodríguez Blanco.
La primitiva imagen del Niño Jesús, que portara San Antonio hasta los primeros años de la década de los 90 del siglo pasado, y que en la actualidad se encuentra al culto en una pequeña hornacina de la Ermita, según los restauradores es, muy probablemente del siglo XVIII, copiando modelos de la Escuela Andaluza del XVII.
Muestra el Niño una belleza singular tanto en la expresión de su rtostro, como en sus manos y vestido, en el que aparece con toda su fuerza la policromía y dorados ocultos por el paso del tiempo.

LA ERMITA DE SAN ANTONIO DE PADUA EN EL MONTE HACHO DE CEUTA

Es verosímil que la Ermita de San Antonio en el Monte Hacho de Ceuta se edificara en los primeros años después de la conquista.Ermitap
Dos razones o circunstancias coincidieron a que así sucediera. En primer lugar, la naturaleza de los conquistadores, que como es sabido eran portugueses, lo que hizo que se introdujera con ellos, fuertemente, la devoción del Santo lisboeta en la ciudad de Ceuta. En segundo lugar, los capellanes de la flota que les acompañaron pertenecían a la Orden franciscana, a la que San Antonio también pertenecía.
Todo ello contribuyó, sin duda, a que, entre las primeras Iglesias o Ermitas edificadas en Ceuta, una de ellas fuera la del Santo popular, franciscano y portugués, San Antonio de Padua.
La hermosa Ermita, que domina desde su mítica altura toda la panorámica de Ceuta y secularmente se mira en las azules aguas mediterráneas, estuvo bien conservada a aseada, según lo reconoce el Obispo, Don Antonio de Medina Cachón y Ponce de León, en 1678: “y habiendo visitado por Nos personalmente y por ante nuestro infrascrito Secretario de Cámara, Notario Mayor de Visitas y extramuros de esta ciudad, su altar y ara lo hallamos limpio y aseado y encargamos mucho que así continúe…”.
Años más tarde, sin embargo, la Ermita quedó abandonada, mereciendo de otro Prelado un juicio totalmente opuesto al emitido aquí, tan laudatorio, por el primer Obispo de la Corona de Castilla.
En un principio la Ermita carecía de espadaña, que se construyó en el último lustro del siglo XVII, a la que se llamó torre, y se hicieron sus portalones.
Los capellanes residían en el Monte Hacho en casa adosada a la Ermita y con puertas que comunicaban con ella.
En la actualidad, en la casa contigua a la Ermita con directa y visible comunicación con ella, se sitúa las dependencias de la Cofradía de San Antonio, contando con sala de exposiciones, sala de juntas, despacho, además de un almacén.
El escalón de acceso al altar mayor de la Ermita goza de una extraña y curiosa tradición. Las jóvenes sin compromiso matrimonial cumplen un ritual pintoresco que consiste en sentarse sobre el citado escalón de mármol y pedir en esa actitud al Santo que le conceda un novio. Con esa esperanza suben a la Ermita muchísimas jóvenes que cumplen con el rito y pronto alcanzan la gracia solicitada.
El célebre escalón de mármol, con tanta original sentada, se ve sensiblemente rebajado.

LA ROMERÍA DE SAN ANTONIO

sanantonio4En el libro de la Cofradía de San Antonio aparece indefectiblemente cada año, en el mes de junio, una amplia partida para la celebración de sus fiesta.Nada se dice de romería, aunque hay que suponer que, traída la imagen del Santo en sus vísperas a la Catedral, la vuelta se hiciera con grandes festejos.El Cabildo Catedralicio asistía en corporación a la Solemne Misa, el día trece de junio, lo que indica el boato con que se celebraba.
La Misa era cantada y acompañada por la Capilla de Música. Se designaba un piadoso y elocuente predicador, que casi siempre era un fraile trinitario. Se compraban libras de bizcochos, de tostadas, de dulce cándido, de panales, de chocolate y varias arrobas de vino.La Ermita se componía de manera especial, trayendo todo lo necesario de la Catedral.
La procesión se hacía desde la Catedral a su Ermita, donde recorría los aledaños de la misma. En tiempos modernos se redujo la fiesta a la Misa y una corta Procesión.

romeriasanantonioceutaEn la actualidad, es una hermosa realidad la celebración de la festividad de San Antonio, día festivo en Ceuta a efectos laborales, en la que se celebra cada año el pregón de las fiestas; un Solemne Triduo; una Solemne Función, Eucaristía, que se celebra en la explanada delante de la Ermita, romería y procesión, tras la cual se procede al tradicional y tan esperado acto de la entrega de panecillos.La Ciudad Autónoma de Ceuta, fiel al mantenimiento de las tradiciones, colabora cada año en la preparación de la verbena, la degustación de productos típicos y la actuaciones de artistas y coros en la romería de San Antonio. sanantonio6

ORACIÓN A SAN ANTONIO

Ampárame en esta hora
¡Oh San Antonio amado!
Bajo tu acción bienhechora,
halla alivio el desgraciado.
El enfermo y el desvalido
y el que en la cárcel se ve
son por ti favorecidos
cuando te invocan con fe.
Yo, con toda confianza,
te invoco en esta ocasión,
y vivo con la esperanza
de obtener tu protección.

POEMA A SAN ANTONIO

poema

SAN DANIEL y COMPAÑEROS MÁRTIRES, SANTOS PATRONOS DE CEUTA.

VIDA Y OBRA DE SAN DANIEL Y COMPAÑEROS MÁRTIRES EN CEUTA.

PEQUEÑA BIOGRAFIA DE SAN DANIEL.

Daniel Fasanella nació en Italia, en el pueblo Belvedere Marítimo, proviniendo de familia noble (Fasanella). San Daniel era sacerdote secular, cuando hizo oidos a las maravillas que realizaba el patriarca San Francisco, quiso conocer en persona a tan milagroso Santo. Visitándole en Agrópolis recibio de sus manos el seráfico hábito en diciembre de 1219. Poco después pasó a Calabria donde San Francisco le encomendó la tarea de convertirse en ministro provincial. San Daniel hizo el noviciado durante cinco años en el célebre Convento de Carillano. Durante este tiempo forjó su caracter de humildad, pobreza y obediencia a Dios. Terminado este tiempo de forjado interior, San Daniel ya estaba preparado para poder realizar su anhelo de predicación del evangelio. También le fue encargada la tarea de fundación de varios conventos. En realidad fueron dos los conventos que nuestro Santo Patrono fundó. El primero fue en un lugar denominando “El lago” y el segundo en Gerece Superiore.

VIAJE A CEUTA.

San Daniel y sus compañeros mártires se reunen en el convento de Santa María del Socorro, de allí parten a Castrovillari para solicitar recomendaciones y permiso del beato fray Pedro. Desde Castrovillari parten a Belvedere Marítimo a fín de conseguir todos los medios necesarios para el gran viaje. Fué en Belvedere donde adquieren una nave con la que se trasladan a Livorno y atravesando el rio Arno, llegan a Florencia en diciembre de 1226, aquí en Florencia permanecen resguardados todo el invierno, es ya en primavera cuando parten para Barcelona y de allí a Tarragona. Estando en Tarragona esperan a la nave que les traiga hasta Ceuta. La llegada a Ceuta se produce el 26 de septiembre de 1227. No cabían de gozo a su llegada a Ceuta y poder empezar a predicar el evangelio de Nuestro Señor Jesucristo.

CAMINO AL MARTIRIO.

San Daniel y sus compañeros Santos planearon que su primera decisión sería ir a Marruecos para que fuera allí donde empezar a predicar la fe cristiana, pero se dieron cuenta que podían perfectamente comenzar en Ceuta su camino pues era en esta ciudad donde confluian todas las circunstancias que hacían necesario el comienzo de su gran labor pastoral. Esta ardua tarea que todos acogieron de buen grado comenzó practicamente después de tomar tierra en Ceuta, empezando a predicar  la palabra de Dios a los cristianos que les dieron buena acogida.  Estos cristianos  se encontraban situados fuera del recinto amurallado de Ceuta, basicamente eran mercaderes. En este barrio de cristianos existía una pequeña iglesia o ermita conocida con el nombre de Santa María de Marruecos. Pasados los dias planearon el comienzo de la predicación a todos aquellos que no comulgaban con la fe de Cristo. Los cristianos cuando supieron de sus propósitos, intentaron que desistieran de sus intenciones, pero ellos al contrario reafirmaron su convicción decidida de morir por Jesús Salvador. El primer sábado de octubre todos se confesaron y recibieron la Sagrada Comunión de manos de San Daniel. El domingo durante el alba entraron los siete religiosos en la ciudad secretamente, puesto que no les estaba permitido a ningún cristiano entrar en ella sin permiso especial de los sarracenos. Vistiendo los hábitos y con enorme valor y cubiertas sus cabezas de cenizas, discurrían los Santos por las calles y plazas donde había más concurrencia de infieles gritando a voz en grito que no hay salvación fuera del nombre de Jesús. Paraban a los moros dandoles las prerrogativas de la Salvación, cuando estos oyeron semejante discurso, se encendió entre los infieles la ira, se abalanzaron sobre los religiosos, apaleándoles, escupiéndoles y golpeándoles. De no ser por los letrados musulmanes hubieran muerto allí mismo, salvarón momentaneamente a los cristianos prefiriendo llevar el asunto por el rigor de la justicia. De allí condujeron al predicadores a la presencia del gobernador o juez Arbaldo. El gobernador ordenó encarcelarlos para poner en prueba su constancia, valentía y arrojo de los clérigos cristianos. Los moros intentaron en vano disuadirlos de su fe, intentaron hacerles desistir de su entereza pero éstos permanecían firmes en la fe, replicándoles San Daniel que Mahoma era un falso profeta y que solamente la ley cristiana era la verdadera. Ocho dias estuvieron nuestros mártires en oscuras y deleznables mazmorras, recibiendo tormentos y vejaciones. En la carcel tuvo lugar un milagro con el que Dios quiso constatar la virtud y fe de todos ellos, haciendo que las celdas se inundaran de luz y explendor, rompiéndose las cadenas que sujetaban manos y pies, mientras cantaban jubilosamente alabanzas al Señor su Dios. Los guardias que observaron tal milagro huyeron despavoridos y temerosos para contárselo al gobernador. El gobernador comprobó in situ que era verdad lo que sus hombres le habían contado. Arbaldo entonces pensó que los Santos eran unos magos que a través de hechizos y brujería intentaban embaucar a todos sus hombres. El gobernador los llevó a palacio e intentó sobornarlos con promesas y regalos para que abandonasen definitivamente la fe en Cristo y se abrazaran a la fe en el Corán. Ante la insistente negativa de los Santos, Arbaldo no tuvo más compasión y los condenó a la pena de muerte.

EL MARTIRIO.

Es sabido que cuando los Santos oyeron la sentencia de muerte se llenaron de júbilo como si fuese la mejor de las noticias que les podían haber dado. Los Santos, pues, recibieron las sentencias de su martirio como los campos polvorientos y secos reciben la deseada y refrescante lluvia. Llevaban delante un pregonero que relataba la causa de la condena a muerte y detrás una comitiva de turba enfurecida, llegaron a la plaza donde debía consumarse la condena a muerte. En Ceuta existe una playa conocida vulgarmente con el nombre de “Playa de la sangre”, con lo que se indica que fue allí donde sus Santos recibieron la palma del martírio. Practicamente todos los autores viene a señalar que San Daniel y compañeros mártires fueron decapitados, sus cuerpos entregados a la chusma hasta que los cristianos recogieron sus sagradas reliquias.

CEUTA Y SAN DANIEL ACTUALMENTE.

A través de todos estos siglos se ha venido celebrando anualmente la festividad de los Patronos, San Daniel y compañeros mártires. En la Catedral de Ceuta, se encuentra su capilla, situada en el centro de la girola, ornada con unas polícromas vidrieras que representan distintas escenas del martirio. Allí aparecen con sus nombres las figuras de DANIEL, DÓNULO, ÁNGEL, SAMUEL, LEÓN, NICOLÁS y HUGOLINO. En la capilla de nuestros Santos mártires también se encuentran sus reliquias.

PROGRAMAS FIESTRAS PATRONALES DE SAN DANIEL EN CEUTA, AÑO 2008.

Del miércoles 8 de octubre al Domingo 12, se celebran los actos en honor a San Daniel, patrón de Ceuta.
Miércoles 8
19:00 horas: Primer día del triduo en honor a San Daniel en la Santa Iglesia Catedral, imposición de medallas, procesión claustral, misa cantada por el Coro Virgen de África, inauguración de la exposición fotográfica en el salón de Actos del Palacio Autonómico.
Jueves 9
19:00 horas: Segundo día del Triduo en Honor a San Daniel en la Santa Iglesia Catedral, imposición de medallas a los niños bautizados con el nombre del Santo Patrón, besapiés a San Daniel, Concierto de la Banda de la Comandancia General de Ceuta, cena de hermanos.
Viernes 10
19:00 horas: Tercer día del Tríduo en honor a San Daniel, pregón de las Fiestas Patronales, concierto de la Asociación Cultural Banda de Música Ciudad de Ceuta, inauguración de velada.
Sábado 11
19:00 horas: Celebración de la Santa Misa. Procesión con salida por la Puerta de San Pedro de la Santa Iglesia Catedral. Velada de San Daniel.
Domingo 12
10:00 horas: Carrera ciclista.
12:30 horas: Bendición de animales, gigantes y cabezudos, velada infantil (juegos, piñatas y diversión para los niños).
14:00 horas: Paella.
Martes 14
10:00 horas: Misa por los hermanos difuntos de la Cofradía.

LOS MÁRTIRES DE CEUTA.

Daniel con seis hermanos, inflamados
de amor por Dios, tomaron la aventura
de llegar a “Principio de Hermosura”
a enseñar evangelio confiados.
En la dulce quietud noble y sencilla
de una Ceuta dorada y rumorosa,
echaron como polen de una rosa,
de Cristo la verdad de su semilla.
No contaron que sus pasos perseguían
enemigos por odios fustigados,
que alfanje y cimitarras esgrimían.
Las voces de los siete enmudecieron
al ser por sus verdugos degollados,
pero aquí sus semillas florecieron.

JOAQUÍN AMADOR.

VIRGEN DE ÁFRICA, PATRONA DE CEUTA

SANTA MARÍA DE AFRICA, PATRONA DE CEUTA Y ALCALDESA PERPETUA DE LA CIUDAD.

Ceuta, asentamiento de fenicios, griegos, romanos, cartagineses, godos, musulmanes y cristianos, tiene desde el siglo XV una historia preponderante portuguesa y desde el XVII mayoritariamente española. Justamente en la ciudad ondea el Pendón de Portugal y España. Aunque en continente africano, su población (70.000 habitantes), su actividad y su desarrollo están en función de su vinculación católica ibero peninsular. Desde tiempos de Enrique el Navegante fue sede episcopal (1420) (unida actualmente con el obispado de Cádiz), y patria de Santa Beatriz de Silva y conoció una antigua advocación mariana con el título de “La Virgen Conquistadora”.  

La leyenda cuenta que el emperador Justiniano, envió la imagen al gobernador Procopio. Se le estuvo rindiendo culto en la ciudad, hasta que se produce la invasión musulmana. Entonces, con objeto de que no fuese profanada, los cristianos ceutíes la enterraron. Pasó el tiempo y los portugueses reconquistan la ciudad. Un día, se divisó un resplandor sobre una loma a las afueras de la ciudad, descubriéndose allí la imagen de la Virgen, que sería llamada Santa María de África. Se trasladó procesionalmente a la plaza de armas de la plaza, donde más tarde sería edificado el santuario. La tradición marcó el lugar de la supuesta aparición de la imagen con el nombre de “Otero de Nuestra Señora”, y así continúa denominándose en la actualidad.
Sin embargo, será precisamente una imagen de la Virgen Santísima la que recuerde a unos y a otros que aquel territorio es África y que Ella es también la Madre y la Reina de África y para eso su nombre no será otro que el de Santa María de África. Así quedó establecido por voluntad y decisión del Infante Don Enrique el Navegante cuando en 1421 envió a Ceuta una imagen de la Virgen con este mensaje: “ Os envío una imagen de la Virgen, muy devota mía”. Añadía el mensaje que a esa imagen se le había rendido culto anteriormente y que para adelante la venerasen y nombrasen con la advocación de Santa María de África. Completaba el gesto el Infante con un rasgo de su personal piedad entregando a Nuestra Señora de África su bastón de mando o “Aleo”. Ceremonia ésta tan simbólica que luego repitieron los comandantes generales de la plaza de Ceuta.

Fue coronada canónicamente el 10 de noviembre de 1946. Y aunque siempre fue considerada patrona, no fue hasta el 24 de noviembre de 1949, cuando Su Santidad el Papa Pío XII otorga el breve pontificio declarando oficialmente el patronazgo.
El Ayuntamiento de la Ciudad la proclamó Alcaldesa Perpetua el 5 de marzo de 1654.
La escultura es una talla gótica de la segunda mitad del siglo XIV.Se presenta entronizada, sedente, y con el cuerpo muerto de Cristo en sus brazos, al estilo del paso de la Angustias o de la Piedad. La imagen está tallada en un solo bloque de madera, excepto la cabeza de Cristo y la mano izquierda de la Virgen, ahuecándose en la zona posterior, según costumbre de las imágenes destinadas a ubicarse en altares o retablos. Este hueco aparece cubierto en la actualidad por una tapa de madera formada por varios tablones.
En la figura de Cristo se conservaba, aunque bajo repintes, una policromía de gran calidad; en la Virgen, el proceso de restauración ha podido recuperar su fisonomía original, conservada íntegramente. En las vestiduras, los distintos repintes sufridos han hecho irrecuperable la policromía primitiva.
De los datos históricos se deduce que la imagen ya existía en 1.421. Este dato y su estudio estilístico apuntan una cronología en torno al 1.400. En cuanto a su autoría es anónima. Posiblemente fuese un artista foráneo en el país luso, pues era frecuente la presencia de artistas europeos en Portugal y por otra parte no parece posible vincular esta Virgen con ninguna de las obras portuguesas conocidas de ese momento. Los paralelos más cercanos se localizan en la imaginería germánica de los siglos XIV y XV.

Ceuta, punto neurálgico de tantos avatares y peligros de conflictos bélicos además de situaciones de precariedad en los recursos, ha necesitado en muchas ocasiones el socorro y auxilio de lo alto. Los ceutíes no han tenido otro amparo en sus cuitas que acudir al poderoso patrocinio de la Reina de África y Ella ha sido más que Reina una madre y una verdadera protectora de sus hijos.

Por eso ya en 1651, en reconocimiento por el favor alcanzado en una epidemia, la proclamaron plesbicitariamente Singularísima Protectora y Patrona haciendo “Voto” de celebrar su fiesta. Voto que ratificó Ceuta en 1743 nombrándola Gobernadora con todas las formalidades de la época. Más tarde el Papa Pío XII confirmó ese patronazgo por documento pontificio de 1949 declarando a Santa María de África, Patrona de Ceuta. Santa María de África fue coronada canónicamente el 10 de noviembre de 1946 con corona de oro rematada con una cruz de brillantes y los escudos de España y de Ceuta. Fue un acto de fervor apoteósico y de alegría desbordante. No contenta con eso, Ceuta la nombró en 1954 Alcaldesa Perpetua de la Ciudad. Todavía más, Santa María de África es asimismo Capitán General de Tierra, Mar y Aire, y en tal calidad se le rindieron en su tiempo los honores de ordenanza. Por otra parte, la piedad de distintas épocas acumuló en su honor mantos preciosos, valiosas joyas, numerosos exvotos, cuadros y lienzos. 

EL SANTUARIO

Al principio fue una pequeña ermita construida en 1421 para albergar la imagen que Enrique de Portugal envió a Ceuta. La hicieron construir los Caballeros de la Orden de Nuestro Señor Jesucristo, los mismos que luego dieron origen a lo que sería la Cofradía de Caballeros de Santa María de África. A partir de 1714 se mejoró el aspecto del templo antiguo y se le agregó un nuevo cuerpo. En 1745 se inició una nueva reforma con la pintura del templo y su consagración. El Templo tuvo épocas su cripta para enterramientos.La Capilla Mayor del templo corresponde a lo que fue la primitiva ermita y en ella resalta el gran retablo barroco del siglo XVIII, tallado en madera y dorado en oro fino.En la parte central está el Camarín de la Virgen de África, flanqueado por tallas doradas y estofadas de San Agustín y San Francisco de Sales.Es de gran mérito el púlpito en jaspe rosa procedente de antigua cantera ceutí.La iglesia consta de tres naves, sostenidas y divididas por seis columnas.Digno templo, en fin, para tan singular Santuario, teniendo siempre en cuenta que la joya es más valiosa que el primoroso estuche. La Joya indiscutible es Santa María de África, Patrona de Ceuta, consuelo, amor y esperanza de los ceutíes todos, cristianos y musulmanes. Se lo canta a coro en su himno

Patrona suya
Ceuta te aclama
Madre te llama
nuestro clamor ….

Patrona y madre
nombres benditos
que están escritos
en nuestro amor.
que están escritos
en nuestro amor.

Pues en el alma de tu pueblo vives,
Ceuta te aclama por Patrona y Madre
y en el ardor de su valiente grito
mil dones a una voz quiero ofrendarte.

Nubes y fuego de esta tierra ardiente
firmeza y soplo de española sangre
ardor de sol que las arenas quema
y luz de luna que las flores lame.

Patrona suya
Ceuta te aclama
Madre te llama
nuestro clamor ….

Patrona y madre
nombres benditos
que están escritos
en nuestro amor.
que están escritos
en nuestro amor.

 

COFRADÍA DE CABALLEROS, DAMAS Y CORTE DE INFANTES DE SANTA MARÍA DE ÁFRICA

Esta Hermandad es la más antigua de la ciudad, pues sus orígenes se remontan al año 1421.

DATOS DE INTERÉS DE LA COFRADÍA

Fundación: Hay constancia documental que en 1604 se reforman los estatutos.
Sede Canónica: Santuario de Nuestra Señora de África.
Imagen Titular: Es de autor anónimo, de estilo gótico centro-europeo.
Iconografía: Es una Piedad: María con el cadáver de Jesucristo en el regazo.
Procesión: Tarde-noche del 5 de agosto, día que se celebra su festividad.
Paso: Labrado en plata de ley por el orfebre sevillano Antonio Pérez del Barrio. En las cuatro capillas que se abren en los respiraderos figuran magníficas imágenes de plata que representan a la Virgen en distintas advocaciones (Rosario, Valle, Remedios e Inmaculada).
Cortejo: La Santísima Virgen de África es acompañada por el clero, autoridades civiles y militares y por las juntas de mesa de todas las hermandades y cofradías ceutíes. Aunque podríamos decir que todo el pueblo acompaña a su venerada Patrona, pues son numerosos los fieles que participan en la procesión.
Costaleros: 50.
Casa de hermandad: Provisionalmente en González de la Vega (antiguo conservatorio).
Número de hermanos: 759.
Cultos anuales:

Misa de Acción de Gracias en enero.
Misa de Infantes el primer domingo de febrero.
Renovación del Voto el 9 de febrero.
Función Principal de Instituto el primer domingo de mayo.
Novena del 26 de julio al 3 de agosto.
Misa Pontifical el 5 de agosto.
Besamanos el 6 de agosto.